miércoles, enero 21, 2015

Aproximación a la muerte



Cruzar la meta siempre es morir de nuevo. No importa la distancia que se haya recorrido antes de aproximarse a la línea final, no importa el cansancio que se sienta, siempre durante los últimos momentos uno se llena de energía y resplandece a pesar de todo el trayecto tal como ocurre con los enfermos terminales y ancianos, quienes luego de un larga agonía experimenta un último momento de lucidez como si la enfermedad empezara a curarse. Esa mejoría tan evidente, es similar a la de un atleta cansado que se acerca a la meta y usa todas las energías  restantes y hasta las inexistentes para cruzar la meta y finalmente poder detenerse. El enfermo experimenta esa lucidez efímera dominado por un  deseo  de morir que se esconde en el subconciente mientras el consiente busca perpetuar la vida.  Así también, el atleta se apresura durante el último tramo para morir nuevamente, porque la resurrección se logra en una lucha a muerte con uno mismo y morir es un propósito forzado, una meta que nos alcanzará  si huimos, una meta que siempre nos encontrará si nos escondemos. 

Cuando la luz de una vela se va volviendo débil  y está próxima a desaparecer, tiene un momento en que se vuelve grande para luego apagarse de una vez por todas. Como esa vela, se suele aumentar el paso cuando la meta está cerca. Como esa vela, ocurrió con aquel ateniense que fue apagándose poco a poco para cumplir con  su destino; aquel guerrero resplandeció con sus últimas energías y gritó  Alegraos Atenienses, hemos vencido. Luego murió y nos mostró  de qué color es la luz de una vela cuando ya está apagada. Por eso,  me gusta pensar en la muerte como una meta que no sé adónde queda, una meta a la que puedo aproximarme al paso que yo he elegido. Sé que es mejor vivir con las pulsaciones aproximándose a la muerte, y no vivir una vida que es un espejismo; sólo así, a lo mejor y comprenda como el soldado ateniense, que la meta está después del último latido.

viernes, noviembre 28, 2014

De cuando sin querer queriendo Chespirito me regaló un disco y varios libros


Roberto Gómez  Bolaños fue de esos genios que tienen  una personalidad con muchas dimensiones. A mí en lo particular, de esas dimensiones me encanta la de lector, la de aficionado  a la música y la de ciudadano del mundo.

Roberto Gómez Bolaños (1929-2014)
Un escritor es el reflejo de sus lecturas y la calidad de un texto depende del equilibrio entre la creatividad y la forma. Gómez Bolaños era un gran lector; y parte de su éxito fue traducir muchas tramas, estilos, leyendas y personajes de la cultura universal  y de la historia a un contexto más popular. Es un maestro que interpretó  y se apropió de la tradición y de las vanguardias haciéndolas digeribles a esa Latinoamérica llena de hombres que cambiaron  los fracasos de la vida campesina por fracasos urbanos.  Gómez Bolaños leía mucho; desde niño conocí su biblioteca  a través de sus personajes y tramas.  Sé que tenía un ojo muy pulcro por su obra titulada El Diario del Chavo; un libro al que no le sobran ni le faltan líneas. Creo que El Diario del Chavo es de esos libros que sólo pueden ser etiquetados como obra maestra.  Es un libro corto, un libro que ni siquiera trasciende las doscientas páginas, pero son páginas suficientes en las que el autor desarrolla una trama sobre un universo que conocía por completo como cada dios conoce su creación; sin embargo, poco más de ciento cincuenta páginas le fueron suficientes. Una lección queda muy clara con ese –como con cada buen-libro: uno no debe escribir todo lo que sabe sobre una trama; sino sólo aquello que  cumple los parámetros estéticos que el libro o unidad permite. 

No conozco toda la filmografía de Gómez Bolaños y también me falta  leer sus Memorias; ya le haré entrada a ambas cosas pues  él es uno de esos hacedores que tienen universos que dan ganas de conocer hasta dónde se puede.

No sólo en historia y literatura tuve muchas veces como fuente primaria a este genio. A Tchaikovsky y a Jean Jacques Perrey los conocí por Gómez Bolaños; eso se agradece sobre todo porque mi oficio es la música. Tchaikovsky siempre estaba en boca de un tío. Por mi tío yo sabía que Tchaikovsky aquí, y Tchaikovsky  allá, y Tchaikovsky esto, y Tchaikovsky lo otro; pero hasta que oí que un personaje de Gómez Bolaños lo mencionó me digné a escuchar todo lo que pude del tal Tchaikovsky. Desde entonces Tchaikovsky ya no estuvo sólo en boca del personaje y de mi tío.

A muchos les gusta la música electrónica; me acuso de ser de esos muchos y a la vez acuso a Gómez Bolaños de haberme inducido.  Cuando tomé mis primeras lecciones de piano en la Escuela Municipal, era todo un lío entregar una lección porque siempre estaba ocupado el piano de pared. Yo no tenía instrumento propio; pero por esa época le ayudaba a mi profesor a dar clases de guitarra en una academia privada y el tiempo libre lo usaba para estudiar en alguno de los teclados electrónicos o en el piano que había en esa escuela. Un día descubrí que una de las melodías que venían grabadas en un teclado electrónico era el tema de entrada de El Chavo del Ocho; sonaba muy diferente esa grabación con el tema del programa,  pero gracias a esa grabación descubrí que se trataba de un tema de Beethoven: Marcia alla turca Op. 113 n. º 4 según el registro del teclado.  Consulté con mi tío y con otras personas y fui conociendo muchas versiones de ese tema. Varios años después, cuando comencé a usar internet busqué la versión que salía al inicio del programa y me di cuenta que el tema musical de El Chavo del Ocho se llama  The Elephant Never Forgets y que es una versión que Jean Jacques Perrey hizo sobre el tema de Beethoven. Esa versión apareció en 1970 en un álbum llamado  Moog Indigo; y ese álbum es un capitulo fundamental en el Génesis de la música electrónica.   

Es obvio que muchos acontecimientos históricos,  al igual que mucho arte clásico y de vanguardia los habría conocido con o sin la obra de Gómez Bolaños; pero me siento eternamente agradecido con el maestro, pues gracias a él mi infancia de niño del tercer mundo pudo acercarse al mundo sin querer queriendo.

jueves, noviembre 20, 2014

Ayotzinapa 612


Algunos no entenderán si les dices
faltan cuarenta y tres sombras
deberás decirles
faltan cuarenta y tres sujetos que pudieron  pagar por algún producto
Algunos verán cuarenta y tres pares de puños cerrados contra el cielo
A Algunos deberás decirles
faltan cuarenta y tres que pudieron pagar algún tributo
No importa lo que vea o lo que entienda cada uno
yo recordaré con odio
ese día que vi ponerse el sol cuarenta y tres veces