martes, agosto 14, 2018

Los otros destinatarios y la espiral eterna


Alegoría de la caverna

Elias Antonio Saca ha declarado que heredó de Francisco Flores un sistema para desviar fondos  públicos hacia manos privadas. Por eso no extraña que existan coincidencias entre los métodos que ambos utilizaron para este propósito. Con lo poco que se conoce de los argumentos de la defensa de Saca y lo mucho que se recuerda de la defensa de Flores, hay un punto de coincidencia que merece mucha atención: ambos intentaron asumir roles de heraldos que desviaron dinero hacia terceros. 

Es difícil creer que alguien corrió tantos riesgos y expuso a su familia para beneficiar a personas que participaron del mismo ilícito desde un entorno más seguro. Por eso las declaraciones de Saca generan dudas como en su momento lo hicieron las declaraciones de Flores. Por otra parte, sería ilógico pensar que un robo de tantos millones pudiera haber sido ejecutado por una sola persona. Nuevamente estamos comprobando que en este tipo de caso cuando el criminal no puede comprobar que es inocente, no le queda más que intentar ocultar unos cuantos millones.  

En los últimos días circuló una lista de destinatarios que fue elaborada con base a las declaraciones de un testigo criteriado. Si comparamos los montos detallados en esa lista con la cantidad en investigación, se puede concluir que Saca se quedó con poco dinero. Es difícil creer que él se expuso a tanto peligro para obtener tan poca ganancia. No creo que los señalados en esa lista sean inocentes, pero de seguro hay muchos implicados en torno a los que el criteriado prefirió callar. Seguramente algunas cantidades se han reducido y otras se han hecho más grandes. Todo eso sin mencionar que buena parte del dinero extraído del erario, ahora le está sirviendo para pagar en cada uno de los peajes que ha tenido que venir recorriendo para acercarse cada vez más a la salida de la prisión.

Este proceso le queda grande a nuestro sistema de justicia. Ambas partes están actuando con cálculos políticos. La defensa busca la libertad de Saca sin exponer a quienes todavía están de su lado, la fiscalía busca que se dicte sentencia sin llegar al fondo de las investigaciones. Aquí está el conflicto de intereses que ha inyectado más tensión al juicio. Nadie quiere que investiguen  a sus aliados o padrinos, pero todos quieren ver condenados a sus propios rivales. Este juicio es una batalla de poder y no una investigación para alcanzar la justicia. Hay una lista de destinatarios tácitos que la parte acusadora no quiere ver, y otra lista de destinatarios tácitos que la defensa prefiere callar. 

Genealogía contra el olvido

Ni el Génesis de la corrupción en ARENA  se ubica en el año 2004, ni su Apocalipsis  fue en los últimos días del  2009 con la expulsión de Saca, o a inicio del 2010 con la salida de los disidentes que formaron GANA. Aunque ahora se acusen mutuamente entre lideres de GANA y ARENA, hace unos años estuvieron unidos cuando saquearon el Estado a través de CAPRES siendo hermanos nacionalistas.

El 25 de agosto de 1999 el editorial de la revista Proceso se tituló: Lo sucio de la política salvadoreña. Ya entonces ARENA era acusada de orientar dinero público hacia objetivos partidarios, recordemos:

"El desvío de fondos fue efectuado, como todo parece indicar, con la autorización del ex presidente Armando Calderón Sol en plena campaña electoral y, según han revelado miembros de APROAS, con la petición expresa a los ex patrulleros de apoyar al candidato de ARENA, el ahora presidente Francisco Flores. Obviamente, Calderón Sol no estaba solo en la trama; por lo menos otros dos importantes miembros de ARENA sabían lo que estaba pasando: el Ministro del Interior, Mario Acosta Oertel, y el diputado Walter Araujo. Curiosamente, el principal beneficiado de la negociación de ARENA con los ex patrulleros —el presidente Francisco Flores— ha manifestado en más de una oportunidad desconocer por completo de ese trato.

A partir de las revelaciones que varios de los implicados han hecho a los medios de comunicación, una cosa puede darse por cierta: importantes figuras de ARENA hicieron una negociación política con los ex patrulleros, a sabiendas de que eran tales, para lo cual, a cambio de apoyo electoral, utilizaron recursos que no eran del partido. Y es que, independientemente de si se trataba de fondos propios del Estado o de fondos provenientes de la cooperación internacional, el punto es que esos recursos no eran patrimonio de ARENA, por lo cual no podían ser usados para comprar apoyo electoral.

Más allá de si es legítimo o no comprar votos, desde todo punto de vista, además de ilegal, es sucio que un partido utilice recursos públicos para ese fin. Precisamente, esto fue lo que hizo ARENA, con la mayor desfachatez y cinismo”.

No conozco mucho de economía, pero estoy seguro que ese proceso de extraer dinero del Estado era más difícil en colones que en dólares. Habría que preguntar a los que estuvieron robando durante las catástrofes acontecidas entre la transición de dólares a colones con cual moneda fue más fácil saquear al Estado.

EL texto que se reproduce en cursivas hace referencia a 10 millones de colones que debían ser entregados a las víctimas del Huracán Mitch pero fueron desviados como ha sido costumbre cuando hay catástrofes. Basta dar click al nombre de la revista para leer el editorial completo. 

Entre otras cosas también debemos recordar que el FMLN gobernó de la mano de Saca. Mauricio Funes dijo en abril del 2009  “los amigos del presidente Saca espero que también sean mis amigos”. No es casualidad que los métodos usados por Saca hayan sido repetidos e incluso mejorados por Funes.
Tercera vuelta

El bachiller Elias Antonio Saca González  no se encuentra derrotado. Por el contrario, quizás ningún político tiene la capacidad de incidir tanto en la tendencia electoral como él.  De hecho Saca ya ha ganado dos elecciones presidenciales y sin necesidad de ir a un parque o a un foro de televisión puede hacer campaña desde su condición de presidario para las elecciones 2019. 

Para el año 2004 fue electo presidente cuando aún era una joven promesa para la política salvadoreña. Esta fue su primera victoria, 

Diez años después valiéndose de que aún tenía buena imagen como resultado de su gestión presidencial y proyección mediática, fue capaz de impulsar el país a una segunda vuelta. Logrando que de esa manera el partido que lo había expulsado tuviera más reducidas las probabilidades de volver a tomar el poder Ejecutivo. La derrota del partido que lo expuló fue su segunda victoria.

En torno a la infamia que le rodea, Saca tiene la oportunidad de disputar un round más. Como convicto,  puede negociar su libertad; como político, tiene la capacidad de restar o sumar varios miles de votos ya sea con su palabra o silencio . Como humano, tiene la potestad de devolver varias bofetadas a los que recibieron sus favores y ya no son sus aliados. 

jueves, agosto 02, 2018

¿Habrá segunda vuelta en el año 2019 ?

Durante las elecciones presidenciales del año 2014, la coalición UNIDAD tuvo la llave de 307 603 votos válidos para que los comicios fueran definidos en segunda vuelta. Entonces, UNIDAD estuvo integrado por  el PCN, el PDC y GANA llevando como candidato presidencial a Elias Antonio Saca.  

En la segunda vuelta resultó electo Salvador Sánchez Cerén del FMLN, mientras que Norman Quijano fue vencido a pesar que ARENA fue el partido con mayor crecimiento entre ambas vueltas: 441,854 votos más. Esta cantidad fue superior a los votos que obtuvo UNIDAD en primera vuelta. Aunque UNIDAD tuvo la llave para abrir la puerta de la segunda vuelta,  no tuvo la llave para definir la victoria del FMLN,  pues entre ambas vueltas Cerén creció 180, 047 votos, cantidad inferior al caudal de votos que convocó UNIDAD,  pero  un número suficiente para haberse adjudicado la victoria con 1 495 815 votos, la cifra más grande con la que ha sido electo un presidente salvadoreño.

Para la segunda vuelta la participación experimentó un incremento superior al 5% y Sánchez Cerén ganó con 141 815 más votos que los obtenidos por Funes cuando fue electo presidente; mientras que por el otro lado, Quijano perdió con 205,451 votos más que los que había obtenido Ávila cuando ARENA perdió su hegemonía de 20 años. El entendimiento que por estos días tenía la dirigencia de GANA con la dirigencia del FMLN en la Asamblea Legislativa no se reflejó de manera lineal en las urnas.

Para el año 2019 la posibilidad de segunda vuelta ha intentado ser cerrada por el bloque que encabeza ARENA. La alianza entre ARENA, PCN y PDC tiene como objetivo ganar en primera vuelta. GANA y el FMLN parecen tener como objetivo llegar a la segunda vuelta para aliarse.

Para el momento en que se formó UNIDAD, si pensamos en cifras redondas, entre el PCN Y el PDC juntos tenían un promedio al rededor de 250 000 votos validos, este aproximado representa la base electoral que entre ambos habían obtenido durante las elecciones del 2012 cuando compitieron con los nombre de CN y PES. Por su lado GANA  disponía de un promedio de 240,000.

Si comparamos los votos de la primera vuelta 2014 con el antecedente  de votación que dio la  victoria al FMLN en el año 2009, es posible observar que ARENA disminuyó 236 000 votos entre ambos eventos mientras que el FMLN se mantuvo arriba de 1 300 000 votos en ambas elecciones. Es decir que en el año 2014 UNIDAD restó a ARENA mientras que  los números del FMLN se mantuvieron practicamente invariables.

La derecha obtuvo 268 000 votos menos que la izquierda durante la primera vuelta 2014.  Esa diferencia no habría existido si ARENA hubiera tenido al PCN, PDC  y GANA como aliados desde el inicio. Recordemos que entre estos tres partidos de derecha obtuvieron aproximadamente 300 000 marcaciones a favor de Tony Saca como candidato de UNIDAD.

Para las  elecciones 2019 aunque GANA no ha hecho coalición con ARENA, parece que obtendrá muchos votos de simpatizantes del partido naranja pues éste tiene una fórmula que genera un efecto transitivo entre bloques. Si lo pensamos como en una recta horizontal,  de momento Nayib Bukele parece atraer votos que están entre entre el centro y el FMLN, mientras que de manera simultánea desplaza más a la derecha aquellos votos que están entre el centro y GANA. Eso sin mencionar que muchos militantes y simpatizantes que están entre el centro y el FMLN no ven atractivo a GANA  por sus raíces ideológicas. Eso sin mencionar que entre el centro y la derecha no olvidan que GANA fue la apuesta de un sector discidente que fue electo por votos de ARENA y legisló de la mano  de Mauricio Funes. Eso sin mencionar que para el ciudadano común GANA solo es una bisagra, un partido en alquiler a cuya cúpula le faltan principios y le sobran escándalos de corrupción.

Entre  los partidos GANA y FMLN tienen una disputa mutua de votos que de momento no da signos  reales de estar restando fuerzas a ARENA, sino todo lo contrario. El partido liderado por Callejas se fortalece porque los votos que están fuera de su alcance político  fluyen hacia dos o tres bloques separados. Esos son votos fuera de la zona de confort  ideológico de ARENA serían una amenaza  de concentrarse en torno a una sola fórmula presidencial.

Para el año 2014 durante la primera vuelta UNIDAD obtuvo al rededor  de 100 000 votos menos de los proyectados a la hora de formar la coalición, a pesar de eso, y a pesar que UNIDAD no definió la segunda vuelta, a pesar que está claro que muchos votos legislativos y municipales del PCN y PDC tienden a volcarse hacia ARENA para elecciones presidenciales sin necesidad de pactos entre las cúpulas, a pesar de todo eso y a pesar de muchos otras cosas,  el COENA no está dispuesto a arriesgarse y ha hecho todo lo posible por reducir la probabilidad de que las cosas se decidan en segunda vuelta como en las últimas elecciones presidenciales cuando entre ARENA y GANA tenían una disputa por votos similar a la que ahora protagonizan GANA y el FMLN.

Para el año 2019, el escenario será  muy diferente. Sólo el PCN y PDC unidos promedian una base legislativa y municipal arriba de 300 000 votos. Es decir que sin estar aliados a GANA, el PCN y PDC ya cuentan con la fuerza que tuvo UNIDAD en la primera vuelta 2014.   A eso hay que agregarle que las últimas elecciones presidenciales han sido reñidas  debido a que los dos partidos grandes han llegado con bases electorales arriba de los 800 000 votos. Para las siguientes elecciones el FMLN apenas llegará con poco más de 500 000 y ARENA competirá con una base superior a los 900 000 votos. ARENA está demasiado fuerte, nunca había tenido tantos diputados como hasta ahora, eso no es positivo para el país.

A parte de la fortaleza electoral a ARENA hay que sumarle que no está sufriendo la fuga de votantes que está afectando a sus rivales más fuertes. ARENA  ha trabajado para evitar  esa fuga de votos que los hizo perder en el año 2014.

ARENA entendió muy bien que las elecciones del 2009 las perdieron ante el FMLN porque a la base de 800 000 votos de la izquierda le fue muy favorable el efecto Funes, de igual manera les quedó claro que las elecciones del 2014 las pudieron haber ganado en primera vuelta de haber logrado  300 000 votos que fueron a parar a UNIDAD, cifra que ahora tienen el PCN y PDC unidos.

A diferencia del año 2009, el FMLN no tiene un líder con la capacidad de atraer electores como en su momento la tuvo Mauricio Funes. A diferencia del 2014, ARENA no tiene a alguien que le genere fuga de votos como lo hizo Saca y compañía. A diferencia del 2014, para las siguientes elecciones, GANA se enfrentará a una paradoja muy compleja: Un sector considerable de votos que atrae Bukele no confía en la cúpula naranja, y los votos que consolidaron a GANA como tercera fuerza en los últimos años no reconocen como líder a Bukele.

Desde 1997 hasta 2015, el FMLN y ARENA habían llegado a elecciones presidenciales con promedios de votos legislativos similares.  La diferencia de voto legislativo obtenido entre ARENA y el FMLN en 2018 fue de 356 108, una diferencia que es aún más grande que los 317,964 votos de ventaja que ARENA obtuvo sobre el FMLN en 1994. Este dato es importante porque al año siguiente se incrementó el IVA y se anchó el camino para ¨modernizar el sector público" aplicando las recetas que promovieron los organismos internacionales. La fortaleza de ARENA no reside en que la población quiere repetir ese periodo, la fortaleza de ARENA reside en que el FMLN está cosechando los resultados de haber gobernado de manera nefasta al haberse guiado con una brújula que apuntó  hacia el despilfarro, hacia negocios al margen y fuera de la ley, hacia alianzas bajo la mesa.

De momento parece que para el 2019 no veremos la lucha bipartidista por el ejecutivo entre ARENA y el FMLN. De seguir la tendencia, ARENA sólo irá a buscar una especie de ratificación durante las siguientes elecciones mientras que GANA y el FMLN no competirán por la presidencia, competirán por determinar quién es la segunda fuerza política de El Salvador. 

viernes, julio 06, 2018

La primavera al club y el otoño a la patria


En ningún momento de la historia del fútbol los jugadores procedentes de latinoamericana han brillado con tanta fuerza por todo el mundo como en nuestros días. El primer futbolista procedente de Latinoamérica  que logró conquistar el viejo continente y al mundo, fue el argentino Alfredo Di Estefano. Él no sólo fue el primer latinoamericano en ser ídolo, en general fue el primer futbolista que llegó a ser una estrella adentro y fuera de la cancha, a tal grado que sus compromisos publicitarios llegaron incluso a enfurecer a Santiago Bernabéu porque en una campaña publicitaria, Di Estefano fue  la imagen oficial para vender una marca de medias de mujer; pero el  presidente del  Real Madrid movió sus influencias para retirar esos anuncios debido a que era inconcebible que una estrella que brillaba en un cielo misógino estuviera vendiendo medias para damas. 

En los últimos años los futbolistas en general han brillado dentro de la cancha y tras cámaras que no necesariamente están destinadas a  la cobertura deportiva, en esta tendencia, los jugadores latinoamericanos no han sido la excepción y han aparecido en anuncios, películas, revistas y muchos otros campos que no están regidos por la ley de los 90 minutos. De hecho, las super estrellas del futbol actual pueden llegar a ganar más dinero por una campaña publicitaria efectiva que por levantar la copa de un torneo. Eso sí, aunque el jugador se pinte el pelo y se vaya a delinear las cejas antes del juego, seguramente tendrá mejores ofertas si su equipo gana.  Está bien que una persona cuide su imagen, pero pareciera que muchos jugadores han permitido que el  desgaste físico propio del Salón de Belleza les reste energía necesaria para dominar la cancha. 

No es necesario decir que el entreno va más allá de la preparación física, pues el análisis de los juegos previos y el diseño táctico para el siguiente  partido conforman la parte determinante del entreno durante la etapa competitiva, pero en los últimos dos mundiales pareciera que muchos futbolistas y técnicos han estado más pendientes de los likes logrados en una que otra red social, y eso es molesto porque un  torneo de futbol se gana con atletas que sepan dejar el alma en la cancha, no  se gana con likes, no se gana con  modelos que saben dejar la sonrisa entre lucesitas montadas para captarles el mejor ángulo en una escena.

Lo jugadores latinos han tenido tres décadas muy buenas en Europa, pero ese desarrollo individual de jugadores no es directamente proporcional al avance del futbol de sus ligas nacionales, eso ha ocasionado que las selecciones  de los países latinoamericanos sean poco competitivas a pesar de que en ninguna parte del mundo el futbol es capaz de paralizar sociedades enteras como en nuestra región. 

Alfredo Di Stefano decía que ¨Ningún jugador es tan bueno como todos juntos¨ y eso se nos ha olvidado a todos: hinchas, dirigentes, jugadores, periodistas, entrenadores y etc. Se nos ha olvidado a tal grado que países clasificados de manera mediocre eran favoritos para ganar el mundial por la sola  presencia de individuos fuera de serie entre los convocados a defender, o mejor dicho, a modelar vistiendo la camisa una selección nacional. Pero ese olvido no es exclusivo de Ámerica Latina, a varias de las selecciones favoritas del resto del mundo también les pasó lo mismo si es que acaso lograron clasificar para el mundial. 

No es casualidad que muchos equipos formados por estrellas han sido eliminados por países que tienen selecciones  históricamente “más pequeñas”  pero que han demostrado tener equipos más grandes durante el desarrollo de Rusia 2018.  Nuevamente queda demostrado que de nada sirve convocar una selección con jugadores de renombre si éstos no son articulados para formar un equipo. No se puede conformar un equipo mundialista, sin que exista comunión en la santísima trinidad conformada por el Seleccionador, Entrenador y Técnico.  Así como un escultor debe quitar del mármol todo lo que sobra para que finalmente quede la estatua, así debe trabajar el plantel técnico para moldear un buen equipo. Por eso no nos extrañemos de ver eliminadas a las selecciones con la plantillas  más costosas.  La convocatoria de una estrella suma rating y ánimos a una selección nacional, pero para el futbol es más importante que ésta se integre con los otros jugadores titulares, con el banquillo, con el plantel técnicos plantel técnico, y quizás hasta con las gradas, porque de lo contrario, la estrella será convocado a la selección  sin integrar un verdadero equipo nacional.

Es un fenómeno global que los jugadores van a vivir sus primaveras a las clubes y para las selecciones reservan otoños muy amargos;  también ocurre que  muchas veces el club no solo le resta a la selección de la que proviene un jugador, también le resta a la selección conformada a partir de la liga en la que compite el club. Ese es el caso de la Liga Española, que durante medio siglo ha tenido el campeonato con presencia más significativa de super estrellas extranjeras y sólo ha parido una selección que logró levantar la Copa del Mundo, y  eso que curiosamente fue  una selección de base catalana jugando al estilo holandés. Pero aunque no se trata de que todos los seleccionados jueguen en su país, es válido reflexionar recordando al Rey  cuando afirmó ¨Casi, casi llego al Real Madrid. Insistieron en varias ocasiones. De hecho, fueron los primeros que intentaron ficharme, pero yo quería seguir en mi país, cerca de la selección. Estaba muy feliz en el Santos, el equipo de mi vida¨.  Pelé pudo haberse movido y ser una estrella brillando más que otras estrellas en Europa, pero no se movió porque quería formar una constelación con los suyos. Pareciera que logró ser un visionario que ya presentía esta etapa en la que los clubes saquean incluso hasta a sus propios países.

El Mundial de Futbol  fue otra oportunidad más para ver fracasar bajo sus propias banderas a los latinoamericanos  que triunfan poniendo en lo más alto las banderas de los grandes clubes extranjeros, pero como dijo Johan Cruyff cruzándose de entre piernas: ¨Es un problema del fútbol de hoy, los dirigentes saben muy poco”.  Es duro pero esa sentencia también la podemos prolongar a todos los que guardamos un poco de fe con ver volar una que otra bicicleta (selección)  porque a alguien se le ocurrió montarle más de un  motor de avión de esos que hacen despegar a los grandes clubes del planeta futbol.

Año con año disfruto de ver cómo en diferentes ligas del mundo  hay jugadores latinos que sobresalen de manera determinante, pero no dejo de lamentar que en los últimos nueve mundiales el número de copas del mundo ganadas por países latinos es muy pequeño; pero la verdad es que sin proceso no hay copa incluso si  hasta con la banca pudieras formar una constelación de estrellas. 

miércoles, marzo 07, 2018

La nueva idea de saludar con gorro ajeno

No se pueden analizar los resultados electorales sin tomar en cuenta la realidad, pero también es grave analizar los resultados de las últimas elecciones sin considerar los antecedentes de nuestra historia reciente.

Uno de los vicios más grandes que se están difundiendo en el análisis del proceso electoral es que las características y tendencias de nuestro padrón se las están adjudicado oportunistas.  Habría que explicarles a éstos que nuestro padrón tiene características que se han venido repitiendo de elección en elección independientemente de si ellos  ya estaban o no estaban involucrados en el escenario político nacional. Bien lo resume Carlos Dada en un tweet: “EL voto nulo es la tercera fuerza electoral. Y no, no es gracias a los políticos oportunistas que llamaron a votar nulo, sino al descontento de los ciudadanos.”  Si  nos ponemos estrictos con los números, el voto nulo no es la tercera fuerza política, pero independientemente de la posición ordinal que tenga, es una fuerza que ha venido creciendo. Yo agrego que también vale la pena no solo analizar el voto nulo, sino  que también es  necesario analizar el abstencionismo. 

El abstencionismo electoral no es un fenómeno nuevo en nuestro país ni en el mundo. En los últimos años se han promovido cambios al sistema y dinámica electoral para combatirlo. Con la implementación del voto residencial y el cambio de formato en papeletas incluyendo rostros, se intentó combatir el abstencionismo, según parece, el voto residencial se enfocó a reducir   la abstención  sociológica y los cambios en la papeleta a la abstención política, dos fenómenos que aunque parecidos, son diferentes. El abstencionismo sociológico  es pasivo y tiene que ver con condiciones demográficas y similares, el abstencionismo político  es activo y está vinculado con la falta de credibilidad en las elecciones, sistema y clase política. 

Recordemos que para el año 1997 la variable  abstencionismo  en elecciones legislativas fue igual al 60.8% y en el año 2000  logró su cúspide llegando al  61.5% . Las anteriores son cifras correspondientes a la palabra abstencionismo sin colocarle adjetivos y en la cumbre de la tendencia no estuvieron involucradas las redes sociales, ni hubo  convocatoria, invitación a abstenerse o anular por parte de personas importantes ante la opinión pública. 

Para las elecciones 2018,  la porción del padrón electoral que representa a los no participates equivale al 58.09%. La crisis del sistema electoral no es obra de  los personajes que llamaron a no participar en las elecciones  hasta que ellos tengan su propio partido, la crisis es más profunda y lleva varias elecciones en desarrollo y su cúspide fue en el año 2000  como consecuencia del descontento, burocracia y mil cosas más sin tener una campaña frontal pidiendo la no participación o la participación con protesta como ocurrió en los últimos días. Las redes sociales son relativamente nuevas en el panorama electoral, pero la sospecha hacia la clase política y la desconfianza en el sistema electoral vienen no sólo desde hace varios días y varios procesos electorales,  sino que ya llevan  varias generaciones formando parte de nuestra historia.

El abstencionismo es un síntoma de lo enfermo que está el sistema electoral, no se trata de  un síntoma nuevo. Por otra parte hay un síntoma que se ha intensificado y hay que prestarle más atención: el voto nulo.  

El voto nulo subió de 51 080 a 127, 458  entre 2015 y 2018. Si asumimos que el voto nulo es un síntoma que se puede relacionar exclusivamente con la crisis de la izquierda, nos damos cuenta que los 372,024 votos menos que obtuvo el FMLN entre 2015 y 2018 para diputados, no se sumaron totalmente  a la convocatoria hecha por Bukele si damos por sentado que él es el responsable de ese aumento de voto nulo y disminución en el voto de la izquierda oficial, es decir que bajo esa hipótesis, Bukele lideró a la tercera parte de los votos ausentes en el Frente pero no tuvo capacidad para liderar a las casi otros 2/3 de electores que no votaron nulo pero no confiaron en el FMLN como lo habían hecho en el 2015.

Durante años ha ocurrido que los gobernantes han sido elegidos por un porción demográfica muy pequeña como consecuencia de que el abstencionismo ha sido tendencia durante años, no porque el líder político más popular  de El Salvador haya llamado a votar nulo o a “ quedarse en casa viendo televisión”.  

Las elecciones 2018 no representan la tasa más  grande de abstencionismo electoral que ha conocido nuestro país; para muchos será dificil  creerlo, porque se trata de algo que no tiene hashtag a, algo que está en la historia y no fue transmitido a través de las redes  sociales.

Bukele y los espejismo numéricos

Es cierto que el municipio de San Salvador concentra al número más grande de electores de todo el país, pero los resultados obtenidos en la contienda por la alcaldía no deben utilizarse para hacer un análisis del resultado legislativo y menos para realizar proyecciones  irresponsables hacia las siguientes elecciones presidenciales. Eso es lógico, pero los que quieren pescar en río revuelto están haciendo análisis  nacional  a partir de cifras municipales, no sé si eso es intencional por las pretensiones de disfrazar el discurso electoral de análisis, o si realmente confunden el padrón de San Salvador como municipio con el padrón de San Salvador como departamento y prolongan ese error al confundir la tendencia electoral de un municipio con la de todo un país. 

Nayib Bukele intentó compartir un análisis pero en realidad difundió un sofismo electoral. Es  falso que ARENA ganó las elecciones para alcalde de la ciudad de San Salvador  correspondientes al 2018 con al rededor de 10, 000 votos menos que el total de votos con que perdió en el año 2015. En la ciudad de San Salvador,  para el año 2018 ARENA obtuvo 82,730. y en el 2015 había logrado 82,288; la diferencia entre ambas cantidades refleja que a pesar del candidato, ARENA en marzo del 2018  obtuvo 442 más votos en comparación a las elecciones del 2015.  

Las cifras legislativas son diferentes, a nivel de elecciones para diputados. En la ciudad de San Salvador durante las elecciones del año 2015 ARENA obtuvo 85,138 votos, mientras que en el año 2018 el total de votos fue 72,854, esa diferencia es de 12, 284 y aquí sí hay disminución pero es  en las elecciones de diputados de San Salvador, no son cifras obtenidas de las dos últimas elecciones para alcalde.

Probablemente Bukele o alguno de sus asesores restó votos  capitalinos para diputados del 2018 a votos capitalinos  para alcaldes correspondiente al año 2015, de esa forma el resultado es -9434 y aunque es verdad que esa cantidad es próxima a -10 000, no se aproxima hasta donde mis conocimientos de matemática me permiten recordar.   

A nivel nacional el asunto también es diferente, para el año 2018, el número total de personas que votaron por ARENA fue 823 198, mientras que en el 2015  fue 885 374 Hay una reducción significativa(62,176) y aunque no es una reducción apocalíptica, es una reducción y debería ser muy preocupante para la primera fuerza política del país. ARENA se mantuvo arriba de los 800 000 votos como lo viene haciendo desde el 2009.

Distinto es el caso del FMLN, que en las elecciones  2015 obtuvo 847 289 votos y en las elecciones correspondientes al 2018 bajó hasta 475 265 votos.  El FMLN se mantuvo arriba de 800 000 votos entre el año 2009 y 2015, pero ese es otro tema aún más largo que se resume en que la debilidad partidaria el Frente la pudo ocultar incorporando lideres foráneos (Funes y Bukele) que en elecciones anteriores sumaron pero  ahora le están restando votos por caminos diferentes .

La caída del FMLN en elecciones para diputados entre 2015 y 2018 fue superior al 40% y la reducción de ese porcentaje representa el fracaso partidario más grandes en la historia electoral de la pos guerra salvadoreña, un fracaso que quizás sólo es  comparables a la caída de ARENA  cuando entre las elecciones de 1997 edujo  los votos obtenidos   en un 35% en comparación a 1994. Resulta curioso, pero para el panorama y aspiraciones que el Frente tenía por el año 2003, entonces  fue un verdadera victoria haber obtenido 475 130 votos en elecciones legislativas, claro, entonces el FMLN era una opción en asenso, no un partido en declive.

En el año 2003 el total de 475 130 votos fue victoria para el FMLN, en el 2018  obtienen 475 256 votos y eso representa una derrota. Pareciera que el voto duro del Frente anda al rededor de 400 mil y la confianza y votos conquistados entre 1994  y 2009 los terminaron perdiendo después de dos períodos presidenciales llenos de escándalos y de un alejamiento descarado y evidente de la clase trabajadora y media que les ha pasado factura no por la convocatoria de Bukele pues en el 2003 él no llamó a votar nulo y obtuvieron un resultado similar y sin embargo no fue entonces un resultado considerado como una derrota.
Entre las elecciones legislativas del 2015 y 2018, el número de votos nulos aumentó de 51 080  a 178 538. Aunque fuera válido  asumir que ese incremento en 127, 458 es gracias a Nayib Bukele,  sería imposible negar que el voto nulo ha ido en aumento de elección en elección.  Sin embargo, Bukele es muy astuto, y  lo que ha hecho es re orientar  hacia su movimiento una tendencia política que existía mucho antes de que él decidiera tomarla como su propia bandera. Hay que notar que ni  sumando el número de votos nulos nuevos a los votos del Frente permiten que éste reponga el capital electoral perdido entre los años  2015 y 2018. Así que Bukele no es un demonio al que se le puede atribuir la culpa de toda la tragedia electoral del Frente en la reducción de apoyo recibido por la izquierda parlamentaria.

Entre 2015 y 2018, las papeletas en blanco pasaron de 41 632 a 47 822., ambas cifras son más estables que las de ARENA Y EL FMLN, pero al igual que con el voto nulo, hubo aumento que por pequeño es mejor que cualquier reducción.

Es muy importante entender que aunque al abstenerse y anular el voto son fenómenos diferentes, ambos reflejan sobre todo desinterés. Es imposible intentar separar las cifras correspondientes al  abstencionismo pasivo u activo,  pero lo más cierto y evidente es que el abstencionismo  está dirigido al aparato electoral y político en general, mientras que el voto nulo  va con una dirección más clara hacia partidos o tendencias, pues se trata de personas interesadas en ejercer su participación política pero que a la vez no se sienten representadas en las opciones partidarias en contienda. 

A pesar de todo, los resultados del Frente no deben ser tomados con actitud  apocalíptica, más bien son resultados que de momento son funerarios  y han sido logrados con mucho trabajo duro y  en equipo por parte de los lideres, cúpula y tantos que ahora  son (incluso) más que imagen y semejanza de lo que decían combatir.  

De momento el abstencionismo en El Salvador va dirigido a toda la clase política, mientras que el voto nulo ha funcionado como un castigo directo que ha tenido más eco y resonancia entre el electorado de izquierda.

martes, enero 30, 2018

Parábola del muro y las palomas mensajeras

Con tanta tecnología existente, que una nación pretenda gastar su dinero y centrar su política migratoria en la construcción de un muro resulta tan inteligente como que una empresa pretenda mejorar sus telecomunicaciones invirtiendo en la crianza de palomas mensajeras.

La construcción de un muro fronterizo no tiene mayor incidencia en la seguridad de los Estados Unidos, pero sí sería una estafa genial para hacer una transferencia millonaria de fondos de los contribuyentes hacía la industria de la construcción. 
Cuando recuerdo que Trump es un presidente y pienso en el muro, me parece que es un tonto; luego recuerdo que es un magnate cuyas raices están en la industria de la construcción y entonces todo queda más claro, bueno, en verdad más oscuro.

miércoles, enero 24, 2018

Algoritmo hacia la sexta extinción

No se niega que los hábitos humanos  impactan en  el medio ambiente.  Es muy común que se hable de salvar al planeta,  pero lo que corre peligro es nuestra civilización que cada vez ocasiona daños más acelerados y profundos en el entorno que nos garantiza la vida.

La humanidad está en riesgo, pero lo estamos abordando tal como asimilamos y hemos esperado el apocalipsis cristiano durante ya varios siglos. Se habla del final de mundo cuando nuestra preocupación real debe ser el final de nuestra especie, la extinción de los mamíferos y la extinción  de todas las especies amenazadas por el avance de la civilización.

El planeta  puede soportar mucho más daños de los que le ocasionan nuestros hábitos, nosotros no. Nuestra civilización se ha garantizado a sí misma el destino de Eresictón, quien según Ovideo  “llegó a profanar con el hacha un bosque de Deméter, ultrajando sus vetustos  árboles con el hierro” y como consecuencia de haber enfurecido a una de las habitantes del Olimpo, Eresictón fue condenado a un hambre que terminó hasta cuando finalmente se comió a sí mismo. Nuestra civilización ya suma bastantes bosques y muchas otras cosas que están bajo el dominio de Deméter.
El hombre está en peligro, por ende la civilización, pero nosotros estamos preocupados por el fin del mundo y por la destrucción del planeta.  Mundo y planeta no significan lo mismo  pero vinculamos los finales de ambos por herencia Cristiana más que por evidencia científica, al menos así se evidencia en versículos como Apocalipsis 21:1 cuando Juan afirma “Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar”. Para el cristianismo, desde el Génesis y a lo largo de la biblia queda claro que el planeta es anterior a al mundo y no son la misma cosa, sin embargo los finales de ambos están encadenados, pues primeramente es destruido el mundo, luego el planeta. Hasta el día de ahora, a pesar de nuestras armas de destrucción masiva, somos capaces de destruir el mundo, somos capaces de destruir hasta al último de los hombres, pero no somos capaces de destruir el planeta.
Como humanos hace mucho comprendimos que la tierra no es el centro del universo, pero seguimos relacionando la extinción o final del hombre con la destrucción del planeta. Creo que cada vez es más grande el número de personas que temen a un fin del mundo dado por nuestras propias obras y no por la irá de los dioses.  Sin embargo todavía nos sentimos el centro del universo, todavía nos creemos el centro del planeta y consideramos que nuestro final, será el final de todo como que el pensamiento y la existencia humana conformaran un motor que hace girar al planeta.
Nuestro mundo, nuestra civilización es algo así como un suicidio colectivo que hemos venido realizando por capítulos. No importa si fuimos expulsados del Edén o si venimos de una larga cadena de mutaciones genéticas,  lo evidente es que nuestras obras, nuestros hábitos han arrastrado a la extinción a otros mamíferos, a otros seres. Nuestra principal diferencia con los otros hominidos no es tener pulgares, caminar erguidos o utilizar lenguaje articulado. Lo que nos diferencia de manera más marcada de otros hominidos, de otros mamíferos y  especies, es que nuestro comportamiento gregario tiende en sentido opuesto a la conservación y supervivencia. 
Parece que estamos confiados a que alguien construya un Arca y nos larguemos a intentar el  mismo mundo mierda en otro planeta. Algunos aspiran a salvarse a sí mismos para vivir entre calles de oro y mares de cristal, otros se conforman con que los hombres de ciencia descubran un planeta que tenga agua y oxígeno. No importa lo que uno pueda creer o desear, estamos en peligro de extinguirnos desde que decidimos  llamar civilización al resultado de haber silenciado el instinto.