martes, octubre 24, 2017

La transfiguración: de publicista a político


Nayib Bukele llegó a la política buscando clientes. Su primer acercamiento formal al FMLN fue en 1999 para manejar la cuenta publicitaria del entonces partido de oposición. Si  logró que le confiaran la responsabilidad de esa cuenta fue más por influencias que por mérito propio, su padre aprovechó su cercanía con los líderes del partido de izquierda para que confiaran en Nayib. Sin duda,  manejando esa cuenta  fue todo un éxito y por la calidad del trabajo publicitario que realizó, fue sumando resultados que lo han venido llevando cada vez más lejos. El excelente trabajo publicitario de Nayib es una cualidad familiar pues   OBERMET S. A. de C. V. que es está vinculada a la familia Bukele ya suma más de $32,442,283.85 en contratos adjudicados por el Estado entre 2009 y 2016  por parte de un Ministerio. De esa empresa Nayib fue presidente más de una década. Tan bién la administró que ha sido capaz de generarle ganancias aun cuando yo no está al frente de la misma.

Hay que prestar atención a esas cifras. No creo que sea casualidad, pero los primeros indicios de corrupción de Mauricio Funes aparecieron por el año 2009 cuando salieron a la luz  unos contratos otorgados a Polistepeque. Por aquella época los seguidores del Frente y Funes al unísono decían que todo era un plan orquestado por la derecha cada vez que se hacía público cualquier escándalo. Me preocupa que de nuevo se está repitiendo-y con creces- la misma situación. Nuestra historia cuenta con una lista muy larga de funcionarios y familiares  de funcionarios que se han lucrado del Estado. Esa es una tradición que deber ser erradicada y no maquillada entre las Nuevas Ideas.

La popularidad de Bukele es gracias a que ha sabido manejarse y posicionarse como un producto, esto es muy útil ante un padrón donde las personas se comportan como compradores que van al mercado y no como ciudadanos que deciden el futuro de un país. Ese fenómeno no es propio de  nuestro país, es tendencia mundial. Un político nocivo  para la sociedad ganará cualquier contienda electoral si  se  posiciona como un buen producto porque los electores responden a estímulos publicitarios debido a que en nuestra época estamos más habituados a consumir que a elegir.  La publicidad y la propaganda se definen de manera distintas, una promueve productos y las otra ideas pero nadie niega que pueden trabajar por un mismo fin.

Desde que Bukele era candidato a la alcaldía de Nuevo Cuscatlán combinó bien la publicidad y propaganda, sus comerciales quizás eran los mejor elaborados y tuvo una cobertura como que compitiera a nivel nacional porque desde entonces comenzó a repetir la idea que era alguien diferente. Tomó notoriedad porque nunca antes se invirtió tanto en publicidad para competir por Nuevo Cuscatlán como lo hicieron con él, pero claro, su objetivo era ganar la alcaldía, pero ya en aquel momento, su fin era posicionarse a nivel nacional frente a los que más tarde podrían ser sus consumidores, clientes o electores.

Bukele ha demostrado que es un publicista de trabajo respetable y un político de ideas llenas de pasado. Él es parte de esa larga tradición de mercaderes  que saben utilizar el cargo, estructura y presupuesto público  para fines personales. Para potenciar  la imagen que le permitió ganar las elecciones municipales de San Salvador endeudó  previamente a Nuevo Cuscatlán. No es difícil darse cuenta que la gestión en ese pequeño pueblo tuvo resultados positivos para Bukele a pesar que la alcaldía quedó con saldo en rojo. En esto de obtener beneficios personales a través de las comunicaciones oficiales, Bukele todavía se queda pequeño a la par de Tony Saca, pero claro, la práctica supera al maestro y con Bukele rodeado por hombres de confianza y mercenarios que antes sirvieron a Saca, no hay duda y no sorprende  que quienes promueven desde arriba las "Nuevas Ideas" tienen fe  que "Lo mejor está por venir" de nuevo.

Los muertos de Nayib Bukele



El éxito más grande de Bukele consiste en que sabe imponer la imagen que quiere proyectar para ocultar lo que en realidad es. Aunque está joven , sus métodos son viejos y ya fueron repetidos por muchos políticos. Con el proceso por el cual salió del FMLN por ejemplo, hay que tener claro que sus intenciones han sido proyectar una figura de mártir, de militante aguerrido y marginado por una cúpula que se niega a reformarse y que  para conservar el imperio de tiranía tienen que ajusticiar al miembro implacable capaz de devolver la dirección del partido hacia los ideales más nobles y humanos. El ahora alcalde de San Salvador ha mencionado una y otras vez a Shafick Handal, la intención es clara: quiere hacernos pensar que el FMLN perdió la dirección que le dio el líder más recordado de la izquierda en El Salvador.

Buscar padrinos muertos en política es poco creativo, Bukele no es el primero que viene a querer decir que él devolverá el rumbo que le daba al partido Shafick. Recuerdo que recién muerto Handal, en la UES se intentó instaurar un proyecto neo liberal y también el Frente quería convencernos a los estudiantes  que lo aceptáramos en el nombre de Shafick. Ese mal de buscar solvencia política y respaldarse  en los muertos no es idea nueva. Funes tenía a Monseñor Romero, en ARENA han tenido la figura de Roberto Dawinson, la Santa Inquisición tenía a Cristo. En nombre de un muerto pueden hacerse hasta cosas que van contra los ideales del muerto, pero  aunque acuso a Bukele de esa práctica tan popular para amansar militantes, feligreses y pueblos; no lo culpo por desconocer la historia del partido al que tuvo como cliente, partido en que escaló y que recientemente lo ha abortado.  El Frente ha seguido el mismo rumbo desde cuando cambiaron los estatutos iniciales y renunciaron a luchar por  una agenda revolucionaria, ese cambio político ocurrió después de una pugna interna en la que muere la comandante Ana María, apelativo de Mélida Anaya Montes, y se suicida Salvador Cayetano Carpio, Comandante Marcial. Ahora, ya 34 años después, es imposible no ver que el Frente es otra empresa más, pero ese proceso inició después de la crisis vivida entre el 6 y 12 de abril de 1983 en Nicaragua. De hecho si a Bukele le fue atractivo y permitido afiliarse al FMLN es porque el partido ya estaba bien encaminado para ser ARENA 2.0, proceso en el cual Bukele fue al FMLN lo que un catalizador es a una reacción química.

El FMLN necesita renovarse pero a Bukele no lo expulsaron por haber impulsado un movimiento de cambios o por haber librado una batalla ideológica o política. No se va por ser distinto, sino todo lo contrario, se va por ser igual o peor que ellos. Bukele sale luego de no haber podido aceptar que una abogado tuviera una opinión diferente a la de él entorno a un proyecto. 

Pero Shafick no es el único muerto en el que se se justifica Nayib Bukele. Ya se ha comparado con J.F. Kenedy y quien sabe con quienes más.  De forma muy mala ha intentado  compararse con Roque Dalton y Hector Silva. Eso es descabellado, es más que absurdo.

Roque era un artista que a diferencia de Bukele no llegó a la política tomado de la mano de papá para lograr ganar unos cuantos dólares lucrándose del partido con un sueldo a cambio de su talento. Roque era un hombre de izquierda, no un hombre de negocios. De hecho y a diferencia de lo que muchos han dicho para posicionar la imagen de Bukele, Roque no fue ajusticiado por el FMLN. La penosa  muerte del poeta fue 6 años antes de la formación del Frente y dentro del ERP. Roque era un poeta y el tiempo lo repartía entre la revolución, la poesía y la vida. Nuestro poeta, a diferencia del intento de candidato,  nunca anduvo tan preocupado por lucir corbatas o calcetines estrambóticos y pañuelitos muy lindos. Roque ni si quiera podía darse el lujo de imprimir su nombre en tarjetas de presentación porque luchaba no para lucrarse del Sistema, sino para derrumbarlo. El alcalde  ha hecho de su nombre la marca que durante más tiempo ha luchado por posicionarse en el Salvador. Ha tenido buenos resultados.

Por su lado el Dr. Héctor Silva era un académico que sus privilegios de clase los utilizó para prepararse de forma íntegra tanto en la medicina como en la política. Bukele a pesar de tener condiciones favorables  para prepararse académicamente no concluyó sus estudios universitarios. Quizás de haberlo hecho habría tenido las herramientas necesarias para debatir con
Xochitl Marchelli en vez de haberse querido imponer como lo hace un empresario déspota ante sus empleados que le deben obediencia a cambio de un sueldo.  No creo que el título haga más a una persona que otra, pero a nivel profesional la opinión jurídica de un abogado quizás pesa más que la de un bachiller.

Lo más amenazante de Nayib Bukele no es su falta de formación académica, lo más amenazantes es su personalidad, pues en torno a las discusiones por el Proyecto de Rehabilitación del Centro Histórico  de San Salvador, el alcalde sacó sus aires de pequeño dictador al amenazar con seguir las obras usando la fuerza a través del CAM, también se dedicó a acusar de traidor a todo el que se oponía u opone a su proyecto que se debe ejecutar según su agenda, por sobre la ley  y omitiendo hasta la opinión de arqueólogos.  Este pequeño conflicto ha sacado a relucir quién es en realidad el joven tan fresco y simpático que ya con un poco de poder ha querido imponer su voluntad y capricho por sobre la ley, por sobre la ciencia  y por sobre la dignidad humana.  Es decir que en un momento de soberbia abusó de su autoridad queriendo imponer su palaba e incluso usó al CAM para sacar a los concejales luego que suspendió una reunión tras haberle hecho berrinche a quien hasta hace poco era su compañera en un partido. Entre tantas cosas, al alcalde le falta caracter. 

El joven alcalde que anda tropezando en las piedras que botaron a más de dos presidentes



Desde la expulsión de Bukele, entre las muchas ideas que se han popularizado hay que prestar mucha atención a la idea de que entre ARENA Y el FMLN  no existen muchas diferencias porque esa afirmación ayuda a aclarar el panorama actual, Sólo hay que hacer un poco de memoria para recordar la ruptura entre  Antonio Saca y ARENA. Ese quiebre fue  muy similar al que hemos presenciado entre Nayib Bukele y el FMLN. En ambos divorcios políticos, los sectores en discordia se acusan mutuamente porque pretenden evadir ante la opinión pública la complicidad  y el silencio recíproco que mantuvieron hasta antes que los conflictos  de intereses los separaran. Nada más y nada menos después de haber peleado con la consejal, Bukele la acusa de cobrar varias plazas, mientras que después de haber perdido la batalla jurídica con el Tribunal de Ética del FMLN, tildó de pedófilo a uno de los hombres principales de Casa Presidencial. El mensaje es muy claro: si estás junto a mí guardaré silencio, si estás contra mí te saco los trapos al sol.

Bukele no sólo se parece a Saca, también tiene hábitos políticos que lo hacen demasiado parecido a Mauricio Funes.

La imagen de Funes se vendió como una figura no corrompida que llegó desde afuera del partido apoyado por empresarios y ciudadanos no vinculados a las figuras tradicionales de poder. Ese algoritmo lo está repitiendo Bukele,  la periodista  Teresa Andrade al respecto señala: 

Parece que el grupo que está buscando impulsar a Bukele a buscar la presidencia, está jugando el mismo papel que Los Amigos de Mauricio tuvieron en su momento.

Una figura paralela a la estructura partidaria, disfrazada de movimiento político que busca llevar a un líder mesiánico al poder. En este caso, el movimiento Nuevas Ideas nace como una plataforma alterna a los tradicionales partidos políticos, aunque si quieren participar en las presidenciales de 2019, deberán convertirlo en partido político.”.

Podría aceptar esas cosas como Nuevas Ideas, pero de momento ni mi mente e intereses padecen de alzhéimer político. Al igual que el grupo que financió  a Funes de forma  el que apoya a Bukele ideológicamente parece acéfalo pero en el fondo tienen como ideología única lucrarse a través de las relaciones favorables en torno al poder. Este mal, Bukele lo está disfrazando buscando fondos entre la población, ojalá que los que donen pequeñas cantidades también se to tomen el derecho de fiscalizarlo de manera grande, aunque dudo que logren tener tanta incidencia como los grandes patrocinadores.

Bukele acusa al FMLN, y a Mauricio Funes de haber perdido el rumbo.  Tiene razón el alcalde, pero el  movimiento que  lo acompaña  ya nació con esa visión de la que el acusa al Frente.  No hay duda que en política hay que prestarle mucha atención a la sabiduría popular, exacto les queda al FMLN y a Nayib aquel refrán  que rezaCuando señales con un dedo, recuerda que los otros tres dedos te señalan a ti”. Bukele ahora acusa a figuras claves del FMLN de inmorales y corruptos, antes guardo silencio mientras ese silencio le fue conveniente. No hay que esforzarse mucho para darse cuenta que  por sus aspiraciones políticas antes fue cómplice. El FMLN señala a Nayib, Nayib señala al Frente. De forma muy infantil, todos quieren evadir sus responsabilidades y la verdad es que un partido limpio no dejaría que alguien tan oscuro, como ahora acusan a Bukele subiera tanto en la estructura partidaria. De igual manera alguien tan puro como Bukele nunca aspiraría a llegar tan lejos como aspiró hasta que lo echaron del FMLN.

Bukele y la vieja idea de utilizar la necesidad del prójimo para hacer campaña



Entre los políticos es muy común patrocinar torneos deportivos o equipos y estampar medallas, trofeos o uniformes con propaganda muy asquerosa. Bukele es más sofisticado o sublime  pero a la larga también hace lo mismo, como muestra tenemos el caso de  la Orquesta de San Salvador que se vistió con el color de la marca del alcalde. 

Me siento muy agradecido porque sé que esos niños pudieran estar en lugares muy distintos a la Orquesta sino fuera porque Nayib  retomó el proyecto que estuvo a punto de quedar tirado. Muchos de esos artistas  en formación habrían quedado sin posibilidades de tener continuidad para seguir  estudiando música en un ambiente académico si  Bukele no asume de manera heroica. Espero se trate de una solución a largo plazo. Sin embargo lamento que esté utilizando el talento y esfuerzo de esos niños para sacar provecho electoral. Pero al fin y al cabo, eso es lo que caracteriza a nuestros políticos: saber servirse de manera personal de cada cosa que hacen con fondos públicos. Es una lástima que lo que hace Bukele como funcionario lo hecha a perder como demagogo. El sociólogo Guillermo Aguirre, al respecto compartió lo siguiente en una publicación en Facebook del 14 de octubre:

Acabo de enterarme de boca del acade Nayib Bukele que la Orquesta Sinfónica de San Salvador, de la cual él es el principal  promotor, es la mejor Orquesta Sinfñonica de Centroamérica…

(según mi humilde opinión este mérito lo tiene por hoy la Orquesta Sinfónica de Costa Rica)

También dijo que era la Orquesta Sinfónica más numerosa a nivel mundial auspiciada por una alcaldía.

¡Al parecer la ignorancia no sólo es atrevida sino que es aliada de la demagogia!”

El arte al servicio de los demagogos es muy conveniente para los políticos pero no para la cultura.  Comparto las palabras del violinista y sociólogo que merecen ser leídas con mucho cuidado y memoria. Para el futuro del país no es positivo que la ignorancia y demagogia hagan alianza. Por sobre todo preocupa  lo bien que la  ignorancia y demagogia quedan maquilladas con los métodos y técnicas que emplean las agencias de publicidad que se dedican a hacer propaganda política.

Bukele, el cuarto poder, las redes sociales y otro par de cosas más que pendientes



El panorama electoral es claro: ARENA y el FMLN son dos caras diferentes de la misma moneda, Nayib Bukele es una versión 2.0 de  Mauricio Funes y a la vez es una versión 2.0 de  Tony Saca.

Funes, Saca y Bukele curiosamente son tres bachilleres que han estado vinculados a medios de comunicación. No tuvieron la preparación académica que requiere un estadista pero los tres de alguna manera han sabido utilizar en su favor los alcances del cuarto poder. 

Funes, de los tres, es al que más le costó llegar a tener incidencia en medios. Lo logró por méritos y no tanto por origen de clase. Hay que recordar que Funes cambió la dinámica de las entrevistas televisivas y supo agregar a las comunicaciones ese componente nuevo que trajo el fin de la guerra: la libertad de expresión. Funes como periodista fue perseguido y eso  generó simpatía y lo hizo emerger como líder de la generación civil que sobrevivió a la guerra. Por eso fue triste e irónico que luego Funes ya como   presidente se dedicó a  desacreditar y perseguir  periodistas como con él lo hicieron de manera previa.
 -
La relación de Bukele  con un par de medios tradicionales es muy interesante, pues como le han resultado incómodos, él y su círculo los han atacado y  al estar en problemas, lejos de asumir responsabilidad, se han victimizado a sí mismos y han optado por crear sus propios espacios en las redes sociales.

Los efectos de la campaña promovida a través de los sitios web clonados, recuerda mucho a los ataques de bandera falsa que se han repetido a lo largo de la historia. Da la impresión que Bukele quería ser perseguido para ganar popularidad y simpatía como Funes lo hizo, pero lo de Funes no fue broma, fue producto de varios años de fiscalizar a muchas figuras públicas.

Si los medios contra los que pelea Nayib Bukele pagan o no pagan impuestos,  si en verdad Nayib pretende realizar un cambio real,  sería más útil que presentara una pieza de correspondencia a la Asamblea o un Recurso de Inconstitucionalidad a la Sala de Lo Constitucional o algo similar. Yo mismo acompañaría a Nayib en una lucha como esa siempre y cuando se tratara de una ley o reforma que no dañe a publicaciones escritas como libros y similares que entiendo van incluídos en el mismo tipo de ley que libra de alguna tipo de impuesto a LPG, EDH, Colatino y otros periódicos.

El círculo de comunicaciones encargado de la imagen de Bukele sabe aprender de las experiencias anteriores, por esa razón procuran evitar el desgaste con medios que fue tan característico en Shafik Handal y Mauricio Funes.

Bukele a diferencia de Saca no es dueño de una red de medios de comunicación hasta donde sé, pero es innegable que ha buscado repetir ese escenario favorable de Saca y como resultado han surgido periódicos, páginas, canales y equivalentes en redes sociales que aunque difunden noticias de pocas fuentes y  redacción dudosa, tienen fuerza y han ido al unísono dedicándose a potenciar a Bukele, quien junto a sus asesores fueron visionarios, pues supieron adaptarse a las nuevas tendencias de las comunicaciones mucho antes que sus rivales.

Los que trabajan para la marca Nayib saben aprender y  y saben leer el pasado: eso los aventaja de otros que luchan por controlar el Estado. No es la primera vez que un aspirante al Poder crea medios porque le es imposible controlar o destruir los que ya existen pero , si es la primera vez en nuestra historia que alguien lo hace con tanto dominio en las nuevas tecnologías. Eso de crear medios que más son panfletos de propaganda lo han hecho comunistas, nazis y hasta pacifistas, es algo muy común que no tiene novedad ni genera alarma por ser algo de lo que no se conozca el rumbo, sino que por el contrario, se conoce  el rumbo y se sabe que es práctic habitual entre figuras autoritarias de diferentes corrientes. Pero a nivel digital, al menos en nuestro pais, nadie lo había hecho de forma masiva y con tanta maestría y efectividad como el Team Nayib. 

Hay seguidores de Bukele que afirman que cuando éste sea presidente LPG y EDH pagarán lo que hasta el momento deben. Parece que a los que se  creen ese rumor de que Bukele los hará pagar impuestos hay que explicarles que las leyes son asunto del poder Legislativo y no del poder Ejecutivo.  Y no hay que olvidar que los ingresos mayoritarios de esos medios no son por ventas de ejemplares, sino por venta de espacios publicitarios. No me molesta que paguen impuesto los poderosos, es más, Bukele como importador que es, debería pagar todos los impuestos de los que quedó exento desde que entraron en vigencia  los Tratados de Libre Comercio. No olvidemos que aunque critique al FMLN, él mismo se ha beneficiado del Neo Liberalismo. No olvidemos que mientras se ha desnivelado aún más la balanza comercial, los números de la familia Bukele han mejorando más que los de las finanzas sel Estado.
 
Bukele se ha forjado el liderazgo a través de gastos millonarios en propaganda maquillada con técnicas publicitarias, buen porcentaje de esos fondos es  procedente de fondos públicos. Bukele sabe cómo actuar ante los medios  e intenta evitar los errores cometidos por Shafik y Funes en su etapa de presidente y a la vez busca tener un escenario tan favorable como el que logró Tony Saca, quien pudo gobernar porque tuvo  a los principales medios de comunicación a su favor durante la campaña y mientras fue presidente, pero que ponga atención Nayib porque Saca terminó fracasando ante la opinión pública y  ante al electorado cuando se convirtió en disidente y favoreció al FMLN al lanzarse como candidato y restarle votos a ARENA.

Shafik Handal al igual que Mauricio Funes tuvo a los medios en contra durante la campaña, pero para este  último la credibilidad y confianza que transmitía le permitió llegar a la presidencia aunque su propia boca y acciones lo hicieron derrumbarse poco a poco a tal punto, que pasó  de ser un hombre de palabra reveladora a ser un político de tono autoritario que opina sin ecos y credibilidad desde las sombras.

Por su parte, Handal era un lider que la población identificaba con ideas de izquierda a raiz de toda una vida de participación política. Mauricio Funes se forjó una reputación muy buena por  su trayectoria como entrevistador. Esas y otras cualidades que fueron efectivas para ambos, Bukele las tiene según sus seguidores, pero esa percepción es por el bombardeo mediático que hace su equipo de producción y no por su trayectoria..

No estoy de acuerdo en que se dude de la vocación política y militancia de izquierda de de Bukele sólo por su origen de clase. En nuestra historia tenemos a Enrique Álvarez Córdova  del Frente Democrático Revolucionario. Álvarez Córdoba fue un  líder de la clase obrera que surgió de las esferas más altas del poder económico de Centro America, pero Álvarez Córdoba a diferencia de Nayib no anduvo pidiendo dinero a la población para cumplir sus objetivos electorales, sino que por el contrario, impulsó una serie de cambios estructurales que lo hicieron despojarse de parte de su riqueza. Don Enrique era diferente, Bukele es un político de  esos de siempre, uno de esos que  reparten las migajas y se quedan con el pan: a eso equivale no cobrar sueldo con la mano izquierda pero ganar grandes concesiones con la mano derecha.

De momento mi voto les queda grande a estos demagogos por más que intenten maquillar las prácticas viejas. Bukele no es un político de ideas nuevas,  Bukele es un servidor de pasado en copa nueva.