lunes, octubre 23, 2006

¡DEJÉMONOS DE IDIOTECES DE UNA VEZ POR TODAS!


Es increíble que aun se mantenga una visión limitada del arte, en algunos sectores de la sociedad. Aun existe la discriminación entre artistas por razones políticas. Al parecer, aun falta madures para reconocer que el trabajo del artista debe medirse no por la vocación política, sino por la calidad del trabajo. Es muy común escuchar comentarios que intentan desacreditar el trabajo de poetas, pintores, actores y músicos; no por el hecho que su obra sea mala, sino por que no son “artistas comprometidos” con la sociedad. En lo personal, creo que emitir este tipo de comentarios es valido si vienen de algún fanático de cualquier partido político. Lo preocupante es cuando un “artista” declara mala la obra de otro artista por puro capricho ideológico.

Hace unos minutos comentaba con un “poeta” el evento que tuvimos en La Casa del Escritor el pasado Sábado( se celebro el tercer año de La Casa del Escritor y se celebró que la calle sobre la que esta ubicada la Casa, llevará el nombre de Salarrué ), y el dijo que :”Salarrué es un artista que aporto poco a la sociedad . Ante una afirmación de calibre tan grueso, no me resistí dirigirle la siguiente pregunta: ¿que tiene de malo la obra de Salarrué?... y él contestó: “Salarrué no estuvo comprometido con el cambio social”. ¿Y como se hace para estar comprometido con el cambio social?- le pregunté-, a lo que este seudo literato simpatizante del Marxismo respondió: “reflejando la realidad del pueblo”. ¿Pero has leído a Salarrué? -pregunté- . Y bastante, pero bastante enojado me dijo:” la literatura de Salarrué la leí cuando vos ni siquiera habías nacido. Entonces le dije que volviera a leer Cuentos de Cipotes , porque según yo ,el libro refleja la vida cotidiana de los campesinos Salvadoreños. En lo personal creo que la gente de la campiña Salvadoreña, y probablemente los habitantes de la campiña Centroamericana, eran como el maestro Salarrué lo plasmó en su obra . La verdad es que Salarrué cumplió con la labor de escritor, y ese es su compromiso social. Logró rescatar algunas expresiones que en el panorama actual se están perdiendo.

Creo que no importa la política o religión( u otras barreras ) a la hora de valorar una obra. Es hora de comprender que el arte no tiene límites. Este es el momento para eliminar todas las barreras mentales que no nos permiten valorar la creación artística.


P.D.
¡Dejémonos de idioteces de una vez por todas!

5 comentarios:

bonampak dijo...

Lo que mas inquieta y de alguna forma preocupa que hay quienes ya con el solo hecho de reflejar o evidenciar cierta relacion con alguna motivacion politica,lo elevan a categorias de obras magnanimes,y diocuarde que les vaya a refutar ,ud. es inconsciente y partidario de un arte opresor,no si hay quien valora la obra sin ser sincero ni con ellos mismos,pero como
la vision que tenemos asi nos determina a andar evaluando obras sin reparar en el contexto total de
la obra y mas en impresiones mas superficiales y si esta reafirma los valores que "nosotros" consideramos
importante y se condena al olvido mu
cha obra buena,lastima porque al final son ellos los que creen que si
no lleva una linea x esta mal el artista y sin reparar en su calidad
y creen que los "comprometidos" son los "unicos" con "valor",es en realidad una mal postura porque el
verdadero compromiso surge de nuestras convicciones y no de el acomodamiento para ofrecer esa cara
que nos permitira sobrevivir aunque sea con estos que creen en nosotros y nos valora solo por ser segun ellos artistas "comprometidos" sin
cuestionar ni la obra ni su planteamiento.

Soy Salvadoreño dijo...

Me alegra ver un nuevo blog salvadoreño. Te doy la bienvenida a la blogosfera salvadoreña aun cuando no soy representante de la misma, sino un miembro de ella, que esta ya muy variada.
Ojala, sigas posteando, te leeré.

Saludos!

Santiago Vásquez dijo...

Soy Salvadoreño. Gracias por la bienvenida.Saludos desde la hermana república de Sta Ana.

Claudia dijo...

Te dire que todos aquellos que estamos en el ambito cultural..nos lleva la legion con todo ese tipo de criticas!...a mi ya no me sorprende...aun asi si me molesta aun!

Saludos!

Claudia

madreselvas dijo...

Salarrué cuando era joven le dijo sus verdades a uno de tantos presidentes (no recuerdo a cual) y este giró ordenes de que nadie le diera trabajo ni le compraran ninguna obra, eso hizo que el y su familia (sus hijas estaban chiquitas) pasaran muchos apuros económicos.
Que yo sepa nunca se quedó callado cuando se trataba de defender sus puntos de vista, ni siquiera para proteger su bienestar.
Cuando lo nombraron director del museo nacional, trató de hacer mejoras pero se topó con que no había presupuesto, pidió que le dieran lo necesario para hacer los cambios indispensables y le dijeron que no se preocupara, que no tenía que hacer nada, que solo cobrara su sueldo. Ese día renunció.