lunes, noviembre 27, 2006

Mi primera vez en La Casa

Nos conducíamos con Mario Zetino en un Porsche 911 GT3 RS, el destino era La Casa del Escritor. Durante el camino, hice una llamada de más de 1 hora a Londres, tenía que saber como estaban mis negocios, luego de las nuevas inversiones que por recomendaciones del economista consentido de mi tío había hecho. Mario, por su parte se encontraba elaborando un discurso de defensa que le encargaron los abogados de Sadam. Cuando finalmente llegamos a La Casa, el chofer pidió una hora para ir a pasear. Yo le concedí treinta minutos y se marcho. Nunca lo he vuelto a ver ni a él, ni al Porshe.

Antes de entrar a La Casa, un señor armado se acerco a nosotros, nos pregunto el motivo de la visita, le dijimos que veníamos al taller de poesía. Entonces enséñenme sus escritos dijo el señor de la escopeta. Yo en seguida le pregunte al Mario que si ese hombre armado era Rafael Menjívar, él dijo que no. Entonces le pregunte que por que habríamos de entregarle nuestros textos. Mario me respondió diciendo que él es el vigilante de La Casa y que también trabajaba con el aparto de inteligencia del Estado, por lo tanto es el encargado de verificar que no se este promoviendo material subversivo, de encontrarse material que atente contra el oren gubernamental, en ese mismo momento te encarcelan en la casa de Rafael Menjívar.

Luego de haber pasado el filtro del señor con la escopeta nuestros textos fueron enviados a un representante de la iglesia católica. Mario, ya estaba acostumbrado a este trato. Para mi era algo nuevo. Luego de haber pasado por toda la burocracia, leí un rotulo que nunca antes había visto en otro lugar: AQUÍ CUELGUE SU HUMILDAD . Fue hasta entonces que comprendí, que en La Casa no se tolera la humildad.
Al llegar al cuarto en el que estaban reunidos los miembros de La Casa. Mario me dijo que nuestros egos se debían marchar al pabellón numero seis de La Feria Internacional. Pues el ego de cada miembro de La Casa es tan grande que juntos no caben en otro cuarto que no sea el pabellón seis. Por haber llegado tarde a la reunión nos obligaron a bailar en ropa interioro al compás de: Llega tarde la tortuga otra vez, otra vez… fue entonces cuando comence a conocer de las torturas a las que son sometidos los niños de la “guardería de Rafael Menjívar”. Ese día ,a una niña la convirtieron en galleta para perro por contradecir a Rafael, y se le comió Boris. Según me dijo Natasha. Esta es una costumbre del Rafa.
Después de ese día seguí llegando . lo malo es que no pude hacer la primera tarea que me dejo Rafael, me exigió un total de 587 sonetos para el siguiente fin de semana y yo fui el único miembro de La Casa que no los pudo presentar.

P.D.
La historia continua , pronto revelaré más secretos sobre las barbaries de La Casa …
Creo que el próximo domingo no podré llegar( a La Casa); pero saludos a todos!!!!

24 comentarios:

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Nunca vayas a contar lo de la Macarena! ¡Nunca! ¡Se tratas de hundirme, te arrastraré conmigo!

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¿Yas ves cómo me alteraste? Donde dice: "¡Se tratas de...!" Debe decir "¡Si tratas de..." (O "Si intetas...", sin el "de", que también se permite.)

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡"Intentas", Dios mío! (No, Santiago, no es contigo.)
Me has arruinado.

Aniuxa dijo...

jajajajajajaja

Eran 597 sonetos... los últimos diez me dieron una malformación en la mano, desde entonces soy zurda

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Mario Zetino me hizo trampa: ya tenía escritos 2,227, y sólo hizo una antología. A él le pasó lo contrario: era zurdo y se quedó diestro.

Denise Phé Funchal dijo...

jajajaja, buenísimo... ya decía yo que a los del "capítulo" guatemala nos tratan de otra manera, ya que, además de lo que contás acá, es necesario, imprecindible! llevar tributo de canillitas de leche!

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Tú tampoco vayas a contar nunca lo de a Macarena, Denise, o no habrá tributos de canillita que te salven!


(Me gusta cuando gritan: "¡Lo de la Macarena nooo! ¡Lo de la Macarena nooo!")

Dandelion dijo...

jajaja.. todavia me muero por saber que diablos es eso de La Macarena... o .. debo entrar en el cerrado circulo , escribir 20502 sonetos y llevarte tributo de canillitas de leche...???

Santiago Vásquez dijo...

No se lo de las canillitas de leche; pero supongo que deben ser otro trastorno alimenticio disfrazado de apetito.

Aldebarán dijo...

¡Ah, con que de eso se trata el taller de poesía!

Fascinante.

Cuentan que tienen que pasar una hora adulando a Rafael para que el se digne revisarles el material ¿Es cierto?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Lo de la Macarena es un largo y muy complejo ritual de iniciación, que debe realizarse topless (hombres incluidos) y tanga cachetera.
Lo de las canillitas de leche es un vicio incontrolable, y no comparto, vaya.
Hoy hubo un funcionario de una alcaldía que le dijo a alguien de La Casa algo interesante: que había ido una vez, pero no había quedado invitado a regresar. El motivo: allí llega pura gente rica. El día en que llegó había muchos chavos, cada uno con una laptop, en la prepotencia total y perdonándole la vida a la gente pobre, o sea a él.
Así que, Dandelion, si quieres saber lo de la Macarena, la laptop también es fundamental, y el Testarrossa va por descontado.
Y no, Aldebarán. Con media hora de adulaciones basta. Me aburre un poco la uniformidad de los halagos, y la humildad no me lo permite.

Bonampak dijo...

pues que fregado la trama,a pues ud.sa
bran el club ..... toca las puertas con manos de niño INGENUEAMANTA......
y los niños toman cafe cuando solo e-
ra para grandes,pero del dulce si es para todos propios y extraños.

Aniuxa dijo...

Lo que no han explicados es que todos los sonetos están dedicados a Rafa, los míos hablaban sobre su barba

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Los siete últimos tenían rimas repetidas. Vas a tener que empezar de nuevo. Ahora tienen que hablar acerca de mis ojos.

Aniuxa dijo...

De verdad?

Eso significa que ya ascendí... porque los primeros eran de tus zapatos, luego de tu barba... momento! Me voy a saltar los de tus lentes!!!

Wow... es un honor

Santiago Vásquez dijo...

Yo tengo una serie de sonetos, que está dedicada a Rafa tomando coca cola, claro esta escrita en alejandrinos, y la cesura no se nota.

Santiago Vásquez dijo...

Bonampak.No puedo entrar a tu blog, pero que bueno que aún estés por aquí.

Nancy dijo...

Hola Santiago, sabes algo cuando se creo el proyecto de la Casa, entonces si, las torturas eran traumàticas, pero ya ves sobrevivi.. ahora Rafa es muy benevolente.. un abrazo .

Herberth Cea dijo...

Después que Rafa se dignó a escuchar mis escritos, tuve que incarme en maicillo y después bailar como ache bahía sobre la mesa.Ya el segundo día fue menostraumante sólo tuve que decir de memoria el canto de guerra de las cosas,sentado en güistes. Realmente el único humildito de la casa fui yo hasta que cansado de tanto le tiré una piedra a Rafa(que casi le cae), y eso causó que no llegara a la casa por un rato.


Saludos fraternos a todos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Créanme que me dolió más a mí que a ustedes.



(Ya vas.)

(Debo tener alguna fijación con el baile.)

Anónimo dijo...

Hablando en serio... no será que les gusta el masoquismo? Eso de bailar la Macarena me parece un poco sadico. Rafa no te conocía esas mañas...Tan decente que se miraba, el joven. jajaja. Los felicito. para mi es la primera vez que veo que se tomen las cosas con humor. Me han sacado lágrimas, pero de risa.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Lo de La Macarena es un homenaje a Paco Stanley, que la bailaba muy mal, aunque decía: "Crítico es aquél que sabe todo acerca de las leyes del equilibrio, pero no sabe andar en bicicleta."
Gracias por lo de joven.
Y, con o sin Macarena, las tardes de sábados y domingos son divertidísimas, y más cuando encontramos a algún tratante de blancas tailandés.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Santiago: Ya en serio (bue...): revisa las cosas que tienes para niños, o ármate algunas y mándamelas. Igual para Mario. Escríbeme a rafael.menjivar@gmail.com
Pienso en lo último que trajiste, a lo que ya le faltaba sólo unos ajustes.

sandra aguilar dijo...

pues así es la vida del poeta, sobre todo de los burgueses como nosotros, digo, mínimo no? y para los que no saben por qué terminamos tan tarde los domingos, es porque nos obligan a tomar coca lite para luego pasar a la fase de adoración en una especie de culto que se le rinde a Rafa en el cuarto que fue de Salarrué. Eso sí debo decir que todo esto es confidencial porque todos estos actos de tortura están prohibidos y son sancionados por la unifec.