viernes, mayo 04, 2007

Lo que el diablo promete; sí se cumple.

Ayer fue el “Día de la Cruz”; y en la tradición salvadoreña, se dice que a las casas en las que no se cumple con el rito de colocar una cruz -adornada con frutas y otros chunces – llega el diablo a bailar. En mi casa nadie pone la mentada cruz. Y resulta que el diablo sí cumple lo que promete.

El primer año que no hubo palo de jiote en mi casa, el diablo llegó a bailar conmigo; pero pronto se decepcionó y se marchó. Dijo que para el próximo año debía mejorar mis defectos en el baile.
Yo por mi parte, tomé unas clases en La Escuela de Danza Benito Juárez, los resultado en mi aprendizaje fueron catastróficos, y el diablo se enteró. Pues este año no recibí su visita.

4 comentarios:

Aniuxa dijo...

Yo sí bailé con el diablo, hasta que quiso bailar romántico y le dije que así ya no jugaba... Hábrase visto

Ricardo dijo...

Jejeje, a mí el muy muy me quizo llevar ayer. ¡Te lo juro!

Sandra dijo...

a mí me pidió bailar la macarena, y como le dije que eso sólo era los domingos y en presencia de Rafa se molestó y me mandó al infierno, jajajaja, pero ya vine :)

Santiago Vásquez dijo...

Ya me puse triste, porque de plano que no me quiere el diablo ; con todo el vecindario me puso los cuernos.