sábado, mayo 17, 2008

DIFERENCIAS BÁSICAS ENTRE LA CAMPANITA QUE TIMBRA PARA ADVERTIR QUE TERMINA EL REGLÓN Y LA TECLA ENTER

Heinz Dieterich dijo que la diferencia entre el socialismo de la guerra fría y el Socialismo del Siglo XIX es la computadora y la máquina de escribir mecánica. Él, lo afirmó así, para establecer una diferencia bastante básica entre el contexto actual y el contexto en el cual colapsó la U.R.S.S. Con esta afirmación, lo único que puede lograr este señor, es impresionar militantes, y sacarle un par de carcajadas a opositores. La respuesta me parece pretenciosa, y sin duda se merece una interpretación pretenciosa.

Resulta, que en la guerra fría los sucesores de los bolcheviques fueron derrotados porque a la máquina de escribir que utilizaban probablemente se le acabó la cinta, y no había manera de conseguir una nueva(máquina y cinta, o maquina con cinta), o quizás el carrito ya no permitió que corriera el papel, o a lo mejor si tenían cinta de repuesto, pero no era roja, o era roja y no pudieron encontrar a un técnico para que la cambiase, o por lo burocrático del Partido Comunista, la orden para que la que cambiasen llegó demasiado tarde a los subalternos- proletarios- que permanecían doblegados al Sistema no por convicción, sino por conveniencia . O quizás la cambiaron pero ya no fue roja. En fin, qué sé yo.

En el contexto en el que se está desarrollando el tan esperado socialismo del siglo XXI, me parece que el colapso será consecuencia de que el administrador ya desconfiguró el software, a parte que le ha bloqueado demasiadas funciones a los usuarios, y no hay que olvidar que también ya quemó la tarjeta de video, y saturó el disco duro y la memoria (y para el colmo de los colmos se niega a formatear la máquina, y no está dispuesto a renovar el hardware). O simplemente, al programador no lo quedó muy claro el curso de HTML que estudió por correo electrónico, o a lo mejor, sólo olvido el pequeño detalle que ni el mejor de los antivirus pueden evitar proteger a un Sistema del administrador. Pues como está escrito en las condiciones de uso de cada uno de los antivirus: “Nuestra compañía puede protegerlo de algunos daños ocasionados por los virus que configuran nuestros técnicos, algunas veces de los que programa la competencia, y nunca de las pendejadas que usted como administrador pueda cometer de manera voluntaria o involuntaria”.

Este sociólogo, filosofo, mesías, analista político y todo eso, no ha logrado desde su escritorio, la belleza para convencer y motivar que Lil Milagro logró cuando en una noche de hacer pintas sugirió que la pinta destinada para el Centro de Ciegos Eugenia de Dueñas tuviese el siguiente mensaje “Hasta los ciegos verán el socialismo”. Y qué alegría que no tenga una firmeza tan pura como la de esta muchacha, pues si fuese capaz de motivar con una propuesta de pensamiento tan pobre, las consecuencias de la derrota de su proyecto tuviese consecuencias mayores para el continente, y para la izquierda misma, digo para esa izquierda que no cree ni en fascistas de izquierda ni en fascistas de derecha.

Creo que hubiese sido más transparente, afirmar que la diferencia entre el socialismo de la guerra fría, y el del siglo XXI es: que el de los soviéticos nunca fue, y el que sustenta “el proceso bolivariano” encabezado por Hugo Chávez Frías nunca será, y nunca ha pretendido serlo.

5 comentarios:

Ronald Adolfo Orellana. dijo...

¡…! ¿…? <<…>> “…” ¿2+2 son 4…? (OK!)

rené dijo...

veo sesgado tu análisis...jajajajaja....nombre, después de mi 4a lectura te daré un comentario en serio, es decir, quizá nunca te lo dé.... jalu!!!!!

Anónimo dijo...

qué buen post!
jajaja.
aunque hubiese sido mejor aseverar que la diferencia entre el socialismo de la guerra fría y el socialismo del siglo XXI es...el calentamiento global
:)

saludos

el mal ejemplo dijo...

pero, ya en un tono más serio:

Me estoy acordando de un buen eslogan del movimiento de trabajadores rurales en Brasil (de donde acabo de regresar): ellos decían que debían expandir el suelo de la celda, hasta el punto en que puedan romper las rejas. A veces, hasta requeriría defender la jaula contra otros predadores aún peores que estaban afuera: defensa del poder ilegitimo estatal contra la tiranía predatoria privada en los Estados Unidos de hoy en día, por ejemplo, un punto que debería ser obvio para cualquier persona comprometida con la libertad y la justicia -- cualquiera, por ejemplo, que piense que los niños deben tener alimento para comer -- pero que parece dificil de concebir para mucha gente que se considera a si misma como libertaria y anarquista.

Santiago Vásquez dijo...

Anónimo, está buenísimo tu comentario.

el mal ejemplo,postearé algo sobre unos campesinos que conocí, saludos.